peores-habitos-pasajeros

Las peores conductas que como viajero puedes tener

11 mayo, 2017Viajes Standard

Para una persona que es bastante demandante y de mecha corta, que no salgan sus vacaciones como uno quiere es frustrante, ¿pero te has puesto a pensar que tan frustrante es para aquél que esta al lado de uno o que tiene que tratar con esa persona? Aquí te diremos las peores conductas de un viajero por si lo ves sal corriendo y cuéntaselo a quien le confíes tus penas, ya que ellos pululan y son de los más desagradables.

Cómo percatarnos de que estamos con un viajero con una conducta pésima

Las peores conductas de un viajero los delatan por las formas en as que se conduce ya sea con una persona o con las cosas que hace, por ejemplo:

  • Tener el ceño fruncido
  • Alzar la voz
  • Discutir
  • Arrebatar las cosas
  • Hacer las cosas de mala gana
  • Pelear por cosas sin sentido
  • Hablar por teléfono con voz de reproche
  • No pedir permiso
  • No pedir perdón
  • Creer que todos deben hacer lo que él dice
  • Estarse quejando por todo

En fin, estas peores conductas de un viajero hacen del viajero lo que se conoce como “un pain in the ass” o lo que se conoce como un total y rotundo dolor de cabeza y lo peor es que si no te alejas de ellos puede ser contagioso, pues tiendes a adoptar tus propias conductas destructivas y lo que puede ser un inicio o término de las vacaciones soñadas, puede ser una total pesadilla.

Para un viajero que no está conforme o ha tenido un mal día, todos son incompetentes y todo es un desastre al inicio, durante y al termino de sus vacaciones.

Cómo alejarnos o ignorar a este viajero de conducta pésima

El cuerpo humano llega a un momento en donde se estresa porque nuestra mente le manda señales negativas, y a pesar de que hay momentos para poder relajarse, la mente lo procesa de manera contraria y es ahí donde surgen las peores conductas de un viajero, ya sea porque su día no es lo que parecía ser o porque él en sí es malhumorado y ante eso lo que puedes hacer es alejarte o pedir tu cambio pero si ya no hay de otra lo mejor que puedes hacer es:

  • Cerrar los ojos
  • Colocarte unos audífonos
  • Escuchar música tranquilizante
  • Pensar en tus vacaciones y descanso soñados
  • Leer un libro

Todo lo que aparte tu atención de aquello que perturba tu estabilidad emocional, física y mental, o sea de lo que te aparte de las peores conductas de un viajero.

Esto no sólo te salvará de contagiarte con su pesimismo sino que también te salvara de que sean otras personas las que terminen pagando los platos rotos, pues desgraciadamente tanto chicos como grandes son las víctimas de aquellos que no disfrutan de las vacaciones.

Mantente atento, ellos mandan señales de emergencia que avisan que una bomba está por estallar en cualquier momento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *