Algunos conceptos básicos al hablar de herencias en España

19 febrero, 2021Cultura Standard

La muerte de un familiar puede ser uno de los momentos más difíciles que pueda vivir una persona, por lo que nadie está preparado para tal situación y mucho menos para lo que viene después de su fallecimiento.

Conceptos básicos que tratan de las herencias en España

Como parte de los trámites legales que se deben hacer después de que una persona fallece, se deberá tramitar la herencia respectiva por parte de los familiares del deudo, a fin de conocer quiénes serán los herederos dispuestos en su testamento.

Pese a que se trata de un trámite bien conocido que se debe hacer, muchas personas desconocen términos básicos que les permitirían hacer un proceso más sencillo, por lo que en este artículo vamos a estar hablando un poco sobre ellos.

Si eres uno de los que está por tramitar una herencia o te interesa un poco este tema tan interesante en España, continúa leyendo más abajo algunos de los conceptos básicos al hablar de herencias en el país.

Testador

  • Este concepto se refiere a la persona que realizó el testamento para estipular de qué forma se repartirían sus bienes una vez que falleciera, según las leyes vigentes en España para el momento de su muerte.

Legítima

  • Al hablar de herencias en España es obligatorio explicar el concepto de legítima, uno de los dos bloques en los que se divide la herencia, pero que tiene un gran peso dentro de este trámite legal.
  • Dentro de la legítima se estipula que dos tercios de la herencia corresponden a quienes sean herederos legítimos del fallecido, incluyendo a los herederos forzosos, sus descendientes y de no existir descendencia, sus padres o ascendientes.
  • La disposición de los bienes se hará de acuerdo a las leyes vigentes en España, más no por la decisión que haya tenido el fallecido antes de su muerte, y se realizará en partes iguales entre quienes resulten su heredero.

Mejora

  • Otro concepto básico que se debe conocer al hablar sobre herencias en España, es el de mejora, el segundo de los tercios en los que se divide la herencia del fallecido, y que puede favorecer a uno de sus descendientes en particular.
  • De no disponerse del tercio de la mejora que por ley está estipulada, esta pasa a ser parte de la legítima y de igual forma se dividirá en partes igual entre los herederos del testador.

Libre disposición

  • El último tercio de la herencia es conocido como tercio de libre disposición, donde toda la potestad recae sobre el testador, es decir, este podrá decidir libremente que desea hacer con dicho tercio, a quién dejárselo, sin que obligatoriamente el mismo sea un descendiente o tenga algún parentesco con él.

  • De darse el caso en el que el testador no haya estipulado a quién le correspondería el tercio de libre disposición, este también se sumaría a la legítima y se dividiría entre los herederos del testador.

Herederos forzosos

  • Se denomina así a aquellas personas que no pueden ser sacados de la herencia del fallecido, ya que la ley les atribuye una parte de la herencia por obligación, que en este caso es la legítima como anteriormente se explicó.
  • El código civil español establece en su artículo 807 que los herederos forzosos de un fallecido son sus hijos y descendientes, los padres o ascendientes de no existe descendencia, la viuda o viuda del fallecido según lo establecido en el mismo código; y que el reparto de la legítima debe hacerse en partes iguales entre ellos.

Descendientes

  • Los descendientes en una herencia serán todos los hijos de los hijos del testador, quienes suceden a los padres en caso de que estos no estuvieran con vida, pero que de igual forma tienen derecho a la parte de la legítima que les correspondiera a ellos.

Ascendientes

  • De darse el caso, es posible que la legítima, de no existir hijos ni descendientes del fallecido, le termine por corresponder a los padres de este o en su defecto sus ascendientes, es decir, los abuelos del fallecido de estar con vida para el momento de su muerte.

Caudal hereditario

  • El caudal hereditario se refiere al patrimonio total que ha dejado el fallecido, donde se incluye todos los bienes de la herencia y que también es conocido como caudal relicto.
  • Para determinar cuál es el caudal hereditario del fallecido se toman en cuenta todos sus bienes, derechos y acciones que poseía, pero también se realizará el descuento de los gravámenes que recaigan sobre esos bienes.

Sucesión abintestato

  • También conocida como sucesión intestada, se refiere a cuando el fallecido no otorgó testamento, o de haberlo hecho, cuando el testamento es nulo o ha sido anulado, por lo que la ley tendrá que determinar que parientes del fallecido serán los herederos y las proporciones que obtendrán estos, que a partir de ese momento serán conocidos como “herederos legales”, pero que es un concepto totalmente distinto a los legitimarios.

Usufructo

  • El usufructo de la herencia se refiere al derecho que tiene el conyugue del fallecido para disfrutar de los bienes que dejó, aún y cuando no le han sido heredados a esa persona, por lo que también tiene derecho de apoderarse de las rentas que estas generen.

Si al inicio del artículo no conocías nada sobre el proceso de herencia en España, ahora ya conoces los conceptos básicos sobre este tema, para que puedas comprender cómo se desarrolla, los pasos a seguir y cómo finalmente se da la repartición de bienes de los fallecidos entres sus herederos.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *